martes, 31 de marzo de 2015

Reseña de Mujercitas, de Louisa May Alcott




Cine y televisión han contribuido en la popularización de la novela decimonónica Mujercitas, una entrañable obra escrita por la norteamericana Louisa May Alcott. A través del relato de las peripecias de las hermanas March, la autora profundiza en dos temas que siempre han estado y estarán de actualidad: el amor y la familia.











El libro

Título original: Little women
Año de publicación: enero de 1868
Título en español: Mujercitas
Traducción al español: Gloria Méndez
Autor: Louisa May Alcott
Año de edición: 2011
Editorial: DeBolsillo
Nº páginas: 760


La historia

Esta obra de Alcott reproduce tanto en su estructura como en su tema la conocidísima novela alegórica de John Bunyan, El progreso del peregrino (Pilgrim's progress), y de aquí que muchos de los títulos de los capítulos sean alusiones directas a esta obra (Juego de los peregrinos, Cargas, Beth encuentra el Palacio Hermoso, El valle de la humillación de Amy, Jo conoce a Apolión, Meg visita la Feria de las Vanidades, entre otros). A la vez, cada una de las muchachas March está caracterizada por un defecto o pecado: Meg, vanidad; Jo, ira y gestos varoniles; Beth, timidez; y Amy, egoísmo. A través de lecciones que irán aprendiendo "A lo largo del camino", conseguirán mejorar y superar estos defectos. De ahí que pueda ser considerada una novela de crecimiento o evolución personal, así como una guía/modelo de conducta para señoritas. En el transcurso de la novela, las chicas traban amistad con el vecino de al lado, el joven adolescente Laurie, que se vuelve el mejor amigo de Jo. Así como los temas más serios y tristes narrados más arriba, el libro describe las actividades de las hermanas y su amigo, como crear un periódico y realizar un picnic, y los roces por los que pasan Jo y Laurie. También se plantea que Meg al pasar por todo el camino de los peregrinos logra convertirse en una mujercita, comprometiéndose con el señor Brooke. La obra es entretenida y muestra el contexto histórico de la época.[1]

El autor

Sobre Louisa May Alcott (Pensilvania, 1832 - Boston 1888), la traductora de esta edición, Gloria Méndez hace un pequeño retrato en el prólogo:
 Luisa May Alcott es una gran desconocida: la fama que le procuró Mujercitas nos hace olvidar con frecuencia que se trata de una pluma prolífica, con más de trescientas obras de distintos géneros.  Empezó escribiendo cuentos muy joven, a los dieciséis años, pero no fue hasta los 35 cuando, gracias a Mujercitas, alcanzó el bienestar económico que tanto ansiaba y que le servía de acicate a la hora de escribir. La segunda de cuatro hermanas, Louisa creció con la doble dificultad de no tener prácticamente dinero y sí la obligación de ser una muchacha decente. Su padre, Bronson Alcott, era un filósofo y reformador educativo y de ideas progresistas sobre la mujer y la esclavitud pero, hombre nada práctico, era incapaz de mantener a su familia. Angustiada por ese hecho, al igual que luego lo hará Jo en su novela, se propone hacerse rica para salvar a su familia y lograrlo escribiendo: el éxito rotundo e inmediato de Mujercitas hizo de estos sueños una realidad.

La historia

Reza la cubierta:
«Cuando me encargaron la traducción de Mujercitas me hice la pregunta que ahora, supongo, se harán muchos lectores: ¿por qué otra traducción de un texto tan conocido? Al poco de empezar el trabajo, comprendí que la respuesta era más interesante que la pregunta: porque no es cierto que conozcamos de verdad esta novela.» Así arranca el prólogo de Gloria Méndez a esta nueva traducción de la famosa obra de Louisa May Alcott, basada en el texto íntegro de la primera edición de 1868, con el añadido de muchos párrafos que se suprimieron en las versiones posteriores. El volumen incluye también la segunda parte de la historia, que la autora publicó en 1869 para dar respuesta a las muchas cartas de los lectores, interesados en saber cuál sería el destino futuro de las hermanas March, cuatro jovencitas que vivían en un pueblo de Nueva Inglaterramientras la guerra civil hacía estragos en toda América. Han pasado casi ciento cincuenta años desde aquel lejano 1868, pero la complicidad de Meg, Beth, Amy y Jo con las demás mujeres noha muerto. Es más, autoras de la talla de Simone de Beauvoir y Joyce Carol Oates han sido admiradoras entusiastas de esas Mujercitas que en sus gestos y palabras resumen el espíritu de una época y aún hoy pueden regalarnos unas hermosas horas de lectura. «Hay un libro en el que creí ver reflejado mi futuro: Mujercitas, de Louisa May Alcott...Yo quería a toda costa ser Jo, la intelectual. Compartía con ella el rechazo a las tareas domésticas y el amor por los libros. Jo escribía, y para imitarla empecé mis primeros cuentos cortos.» Simone de Beauvoir, Memorias de una joven formal.
Siempre me he sentido atraída por las peripecias de estas cuatro hermanas. Recuerdo que cuando era niña, me despertaba temprano los fines de semana para ver la serie anime basada en este libro. También recuerdo que teníamos en casa un libro de Mujercitas con bellas y coloridas ilustraciones que llamaba mucho mi atención. Quizás fue la nostalgia de aquellos tiempos la que me llevó a leer ahora esta novela, una lectura que me ha resultado amena y hasta un pelín reconfortante. Y es que se trata de una novela muy sencilla y fácil de entender para el lector promedio. Aunque el tono general es alegre y desenfadado, no faltan los momentos de lágrimas para las protagonistas del libro que tendrán que poner a prueba su ingenio para salir adelante en la época de la Guerra Civil Norteamericana. 

Valoración personal

Con esta obra no hago sino confirmar mi gusto por la literatura del siglo XIX. Y es que en los últimos meses he leído varias novelas de ese periodo que me han dejado un agradable sabor de boca. Mujercitas me ha gustado mucho, no sólo por su sencillez y cercanía, sino también por el gran trabajo que la escritora ha hecho en la construcción de los personajes, personajes que no dejan de ser el reflejo de la sociedad de la época. Así, la madre, con sus largas horas de servicio comunitario, que nos da una idea de las penurias propias del tiempo en que le tocó vivir, encuentra su contrapunto en la figura de la tía March, una viuda rica que vive ajena a los males que afectan a gran parte de la sociedad. 

Quizás lo que menos me gusta es el final, ya que me gustaría que las historias amorosas fuesen por otros derroteros, pero bien es cierto que nunca llueve a gusto de todos. Eso sí, al acabar la novela los personajes han evolucionado y han madurado, asumiendo diversos roles en la sociedad, papeles siempre justificados en función de ese toque moralista que salpica toda la novela.  Buen ejemplo de esto son los personajes de Jo y Amy. Mientras la primera aprende dominio y auto control, la segunda experimenta un crecimiento personal precioso, convirtiéndose, ante los ojos del lector, de niña a mujer. 

Mujercitas es uno de esos libros que me han te proporcionan un rato tan agradable que te da pena llegar al final. De todos modos, aún tengo pendiente la lectura de otras obras de la autora que, como Hombrecitos, continúan relatando las aventuras de esta singular familia. Éste es, pues, un clásico inolvidable, una de esas historias para los que los lectores siempre guardamos un trocito de corazón y cerebro


Opiniones y reseñas sobre Mujercitas en la blogosfera

- Reseña de Mujercitas en el blog  literario Lo que quiera leer hoy

Puntuación: 8/10

[1]Extraído de wikipedia.org

13 comentarios:

  1. me gusto tu reseña la verdad es que se ve interesante un besote y te vengo a dejar un premio http://respirandoentrelineasypalabras.blogspot.mx/ lamento la tardanza en decirte

    ResponderEliminar
  2. Me encanta este libro, además lo he releído hace poco con la perspectiva de la lucha por la mujer que abanderaba su autora y he descubierto un libro totalmente diferente.
    Me gusta mucho este título
    Un placer descubrir tu blog, me quedo y te invito al mío
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchas gracias por pasarte y dejar tu comentario! :)
      Te sigo y te añado a mi RSS!
      Biquiños!

      Eliminar
    2. Hola! Muchas gracias por pasarte y dejar tu comentario! :)
      Te sigo y te añado a mi RSS!
      Biquiños!

      Eliminar
  3. Tengo muchas ganas de leer esta novela, pero hace poco me enteré que la edición que yo tengo no está completa. ¡Menuda faena!

    Me quedo por aquí, Ruth.
    ¡Mua!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, es que el original se publicó en dos tomos pero el "Mujercitas" tal y como la conocemos hoy en día, abarca los dos volúmenes.
      Biquiños :)

      Eliminar
  4. ¡Hola!
    No conocía tu blog pero me quedo por aquí ^^
    La verdad es que tengo pendiente éste clásico, espero poder hacerlo pronto.
    Besos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola!
      Gracias por pasarte por el blog. :)
      Yo ya te sigo también. Te recomiendo mucho esta lectura, es sencilla y muy, pero que muy entretenida.
      Biquiños.

      Eliminar
  5. ¡Hola!

    Muchas gracias por tu reseña, este clasico lo tengo pendiente.
    He encontrado tu blog gracias a la iniciativa seamos seguidore. Yo ya te sigo, ahora te invito a que te pases por el mio.
    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola! Muchísimas gracias por la visita! Ya te sigo! :)
      Saludos!

      Eliminar
  6. Un poquito ... anticuada para los cánones actuales pero todavía con valores y mensaje en sus páginas.

    ResponderEliminar
  7. Esta es una que no he leído pero seguro que voy a leer
    -Gleivis-

    ResponderEliminar

Por favor, déjanos tu comentario. Si nos dejas el enlace a tu blog, te devolveremos el comentario. :)